Si las mujeres se unen, sus voces ya no se podrán ignorar

Ago 22, 2013 Alberto Pierpaoli Tendencias Sin comentarios

En el mundo del consumo de productos electrónicos hay un claro ejemplo de esto. Me refiero al caso de Best Buy en los Estados Unidos, una de las tiendas más importantes en electrónica, tecnología y electrodomésticos. Best Buy, para mejorar su posición en el mercado, descubrió que bastaba preguntarle a las mujeres lo que querían. No sólo le preguntó a sus consumidoras, sino también a sus empleadas.

La industria de consumo electrónico representa casi 100 mil millones de dólares anuales en los Estados Unidos. El 57% de ese consumo lo hacen las mujeres. Ellas, en lineas generales, influyen en el 90% de las compras y controlan o tienen algo que decir en el 80% de las ventas, según la fuente que se consulte. En la industria  tecnológica, las mujeres realizan el 71% de las compras y el 30% de las mujeres adoptan muy pronto nuevas tecnologías.

De todo esto se dio cuenta Best Buy, que en el curso de pocos años, entre 2003 y 2008, mejoró su relación con sus consumidoras y empleadas. He aquí algunas cifras:

  1. Incrementó los ingresos provenientes de las mujeres en más de 4.400 millones de dólares, en menos de cinco años.
  2. Expandió su mercado entre las mujeres, que del primer trimestre del 2006 al mismo periodo del 2008, pasó del 14.7% al 17.1%
  3. Aumentó el reclutamiento de las mujeres en un 37%
  4. Incrementó el número de mujeres en la empresa en un 18%
  5. Aumentó su número de mujeres gerentes de distrito en un 300%
  6. Y del total de sus 8 territorios, en que divide a los Estados Unidos, tuvo en dos de ellos, a la cabeza, a mujeres ejecutivas.
¿Cómo logró todo esto Best Buy?

En el plano concreto, aplicó ideas que son amigables para las mujeres y los niños. Como ejemplos:

  1. Rediseñó tiendas, desarrolló promociones y programas especiales, tanto on line como off line.
  2. Modificó la forma de presentar sus productos.
  3. Corrigió la forma de dirigirse a las mujeres.
  4. Cambió la forma de entrenar y capacitar vendedores.

Hizo todo esto porque descubrió que las formas de mejorar las experiencias de las clientas tenia un impacto en el resultado final de la empresa.

Además, incorporó tres mediciones a su negocio:

  • Ingreso generado por las mujeres.
  • Retención de personal femenino.
  • Reclutamiento de talento femenino.

Además, durante un tiempo, contrató a una mujer que lideró el entrenamiento, desarrolló el liderazgo y fue motor de la innovación.

Al comprometer las voces de las mujeres mejoraron todo el negocio.

Basten las palabras de dos de sus ejecutivas para resumir lo que sucede cuando se empodera a las mujeres:

“Sabemos que si queremos ser un gran lugar donde compren las mujeres, debemos también ser un gran lugar para que las mujeres trabajen. Nuestro futuro económico depende de ello”.

(Liz Haesler, Vice Presidente Vida Hogareña & Tendencias y Mary Stoddart, Vice Presidente & Gerente General, Territorio 6 Best Buy).

Como se ve, si se unen las mujeres, ya no se pueden ignorar sus voces.

Link a la nota en Mujeres y Cia

 

Comentarios


Deje un comentario

Su email no será publicado. Campos obligatorios *

Comentario de la publicación