Photoshop, mentiras y abusos

Jul 28, 2011 Alberto Pierpaoli Comerciales Sin comentarios

La producción publicitaria, como es de esperar, tiene la misma mirada que la de la publicidad: una mirada masculina.
Dentro y fuera de las agencias, en el mundo de los proveedores, la mirada es masculina: directores de arte, ilustradores y “retocadores”; fotógrafos y todo el mundo de la producción del cine publicitario, todos están dominados por esa mirada que reduce a la mujer a un objeto. Incluso esto le pasa a las mujeres que trabajan dentro de ese medio: se han aculturado a esa mirada masculina.
Pero el photoshop es el gran distorsionador, el gran mentiroso, el gran abusador. Reduce los cuerpos de las modelos a talles irreales, inexistentes o que enflaquece piernas, cinturas, caderas, brazos, etc., proponiendo “modelos” irreales. La irrealidad del estereotipo llevada a su máxima expresión.
Las mujeres no quieren ser iguales a modelos irreales. Reconocen la mentira y quieren ver modelos reales, de edades, talles y aspectos distintos. Modelos que las representen.
Es lógico que a veces se use el photoshop, pues perfecciona algún detalle. Pero otra cosa es el abuso. Este lleva a la mentira. Y la publicidad no consiste en mentir, sino en ser verosímil.

Comentarios


Deje un comentario

Su email no será publicado. Campos obligatorios *

Comentario de la publicación